El Observador | Es imperante que la autoridad cambie las estrategias de seguridad