Los síntomas del mal de Hybris en la política

Por: Martín Zermeño Muñoz
Los síntomas del mal de Hybris en la política

 

Hasta al gran Shakespeare en El Coriolano hace su aportación sobre la Hybris. A los dramaturgos ha seducido este tema porque ofrece la oportunidad de explorar el carácter humano dentro de una acción altamente dramática.

Para el Dr. David Owen, los síntomas conductuales que podrían dar lugar a un diagnóstico de síndrome de Hybris aumentan en intensidad de manera típica, conforme aumenta en duración la permanencia de un político en el poder.

Y según Owen, hacer una lista de 14 síntomas y en su opinión, aquel político que presente cuatro o más, está ya “enfermo” de Hybris.

Estimado lector, haga Usted el diagnóstico sobre el grado de enfermedad de nuestros políticos, de acuerdo a la lista de síntomas del Dr. Owen:

1.    “Una inclinación narcisista a ver el mundo, primordialmente, como un escenario en que puedan ejercer su poder y buscar la gloria, en vez de como un lugar con problemas que requieren un planteamiento pragmático y no autorreferencial.

2.    Una predisposición a realizar acciones que tengan probabilidades de situarlos a una luz favorable, es decir, de dar una buena imagen de ellos.

3.    Una preocupación desproporcionada por la imagen y la presentación.

4.    Una forma mesiánica de hablar de lo que están haciendo y una tendencia a la exaltación.

5.    Una identificación de sí mismos con el Estado hasta el punto de considerar idénticos los intereses  y perspectivas de ambos.

6.    Una tendencia de hablar de sí mismos en tercera persona o utilizando el mayestático “nosotros”.

7.    Excesiva confianza en su propio juicio y desprecio del consejo y la crítica ajenos.

8.    Exagerada creencia –rayando en un sentimiento de omnipotencia- en lo que pueden conseguir personalmente.

9.    La creencia de ser responsables no ante el tribunal terrenal de sus colegas o de la opinión pública, sino ante un tribunal mucho más alto: la historia o Dios.

10. La creencia inamovible de que en ese tribunal serán justificados.

11. Inquietud, irreflexión e impulsividad.

12. Pérdida de contacto con la realidad, a menudo unida a un progresivo aislamiento.

13. Tendencia a permitir que su “visión amplia”, en especial su convicción de la rectitud moral de una línea de actuación, haga innecesario considerar otros aspectos de ésta, tales como su viabilidad, su coste y la posibilidad de obtener resultados no deseados: una obstinada negativa a cambiar de rumbo.

14. Un consiguiente tipo de incompetencia para ejecutar una política que podría denominarse incompetencia propia de la Hybris”.

Es por ello que para los presidentes de la república, gobernadores y senadores el “año más difícil, es el séptimo y para los alcaldes y diputados, es el cuarto”; algunos políticos terminan hechos un verdadero caos digno de estudio para los psicólogos, sin familia, abandonados, como “zoombies”, sin amigos y ya “sin razón para vivir”, claro de la política.

 

Noticias Relacionadas

girls-club

Remodelaciones y cuentos chinos

21 de Marzo de 2016
girls-club

Por: Ricardo Holguín Mariscal

21 de Noviembre de 2016
girls-club

El ejemplo de los menonitas como Gobierno autónomo

14 de Septiembre de 2015
girls-club

Informes: verdades y mentiras…

05 de Octubre de 2015
girls-club

Periodista policial, no te confundas con detective

02 de Marzo de 2015
girls-club

Gallinazo sin huevos y menos oro

24 de Enero de 2017

El Observador es el semanario más antiguo de la Ciudad de Chihuahua, y es uno de los más importantes del Estado. Su primer número circuló el 11 de enero de 1999 bajo la dirección del periodista chihuahuense Jorge Macías Rodríguez.

Nuestra misión es producir un medio de comunicación capaz de ofrecer información de alto contenido en investigación, análisis, que le de la oportunidad al lector de tomar decisiones y que a la vez contribuya a exaltar los valores morales, cívico y sociales de los chihuahuenses.

Desarrollado por BACKEND Diseños Web