Imparable el maltrato a los ancianos

¿Cuándo dejaron de ser respetables?
Imparable el maltrato a los ancianos


  • En México 11 millones de personas tienen más de 60 años de edad.

Por: Diana Pamela Jáquez

Legislación valida en México 

A nivel nacional,  la secretaria de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables en la Cámara de Diputados, Elvia María Pérez, propuso incorporar al Código Penal Federal el delito de abandono a adultos mayores, para quienes tienen la obligación de cuidarlos con sanciones de 50 a 100 días de salario mínimo y de un mes a cuatro años de prisión.

Actualmente se castiga con prisión a quien abandone a un menor de edad o una persona enferma incapaz de cuidarse a sí misma, por lo que también planteó que se le imponga la multa económica, agregó la legisladora del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Con la reforma al Artículo 335 del Código Penal Federal se busca que el Ministerio Público persiga de oficio este delito, ponga al abandonado al cuidado de la institución que corresponda.

Por ello planteó la necesidad de apoyar a este sector de la población, pues 10 de cada 100 mexicanos han cumplido 60 años o más, y se prevé que para 2050, de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (Conapo) 30 por ciento de la población tendrá más de esta edad. Consideró que al imponer una multa de 50 a 100 días de salario mínimo por abandono de personas, se fortalece la protección de adultos mayores, menores de edad y las personas enfermas con incapacidad de cuidarse a sí mismos.

“Los grupos vulnerables no sólo son aquellos sectores que por su edad, condiciones económicas o de salud, características físicas, género, circunstancias culturales o políticas, se sitúan en condiciones de desventaja frente a los demás”.

 

Una historia de cerca. "En los años acompañada por la soledad", por Heidi Rodríguez.

Velia Zea Hernández, de 87 años de edad, ha pasado más de medio siglo en la soledad a la que la confinó su propio hijo por un rencor mal encauzado y que ha enfrentado desde un asilo en los últimos 10 años. La mujer, oriunda de Guerrero, Chihuahua, se casó alrededor de los 22 años y una vez que tuvo a su primer hijo decidió hacer un viaje con su esposo, quien era docente, a la playa de Mazatlán, Sinaloa.

La tragedia la alcanzó durante el viaje, pues su marido murió ahogado y desde entonces cayó en una severa depresión que la llevó a dejar a su hijo de 10 meses, a la crianza de la abuela, y jamás trató de recuperarse ni de recuperar al menor.

Los años pasaron y la depresión sólo se acrecentó, sin que ella quisiera cambiar la situación; regresó a Guerrero y, años después, su hijo decidió vender la casa, guardar el dinero y dejar a su madre en un asilo tras otro.

Él reconoce a doña Velia como su madre, pero asegura que no siente ningún cariño especial por la relación que nunca existió, ni tampoco tiene recuerdos sobre algún acto de ella como mamá en todos los años que les tocó vivir juntos.

Margarita Valderrama Hernández, directora del Centro Interactivo Magisterial para el Adulto en Plenitud (Cimap), comentó que la mujer ha sido muy maltratada en todas sus facetas, en lo emocional, en lo sicológico e incluso en lo físico.

Ello debido a que el hijo se desentendió durante muchos años, en los que ni siquiera pagaba o enviaba artículos de higiene personal, hasta que Velia enfermó y fue la Directora quien la llevó al hospital, por lo que al contactar a su familia, una sobrina le dijo que el hijo estaba junto a ella.

El hombre se trasladó al hospital y pidió estar a cargo de su madre en tanto la Directora se iba a descansar a su casa, pero durante su convalecencia sólo recibió frases desmotivadoras en las que le decía “tú ya eres vieja” y demás.

A partir de ahí, su hijo mejoró la atención en provisiones y visitas a Velia, aunque de manera constante la agredía de manera verbal y al mismo tiempo le propinaba empujones al dirigirla a determinado lugar, gritando “apúrate”.

La vejez y el corazón roto son evidentes en su persona, aunque mantiene un pensamiento muy claro: “los hijos deben portarse bien con sus padres”.

Desde la perspectiva de la Directora, el hecho de que los hijos e hijas lleguen a maltratar a quien les dio la vida y en la mayoría de los casos los cuidó a lo largo de su crecimiento, obedece a “que no aceptan el cambio de la edad, para ellos es mejor hacer lo más cómodo que lidiar con lo que implica cuidarlos”.

De acuerdo con las cifras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en Chihuahua existen 282 mil 725 adultos mayores de 60 años, de los cuales el 9 por ciento son mujeres y un 8.2 por ciento son varones, pero en conjunto representan el 8.6 por ciento de la población total.

 

Así empieza el maltrato físico

El mal físico, este no es tan raro como se cree y puede consistir en “cachetaditas”, coscorrones y pellizcos al adulto mayor, que generalmente deja marcas físicas en el paciente, como moretones, pero esto puede llegar, incluso a quemaduras, fracturas de cadera, así como traumatismos craneoencefálicos, productos del maltrato.

Otros tipos de maltrato son: el psicológico y económico, este último es común y generalmente se presenta cuando hay hijos o hijas, que se aprovechan de la incapacidad del papá para cobrar la pensión y así se vuelve en la fuente de ingreso del hijo.

El más común de los maltratos es por omisión, algunas personas dejan a los adultos mayores abandonados en casa, mientras se van a trabajar y eso es un tipo de agresión, ya que el adulto mayor puede presentar muchas lesiones por esta situación.

El paciente comienza a presentar disminución de su actividad física, porque no hay quien lo estimule, lo ponga a caminar o a hacer ejercicio, y el paciente se la pasa sentado o acostado.

Esto tiene muchas complicaciones, porque se presenta disminución de condición física y fuerza muscular, lo que propicia caídas, úlceras por presión o escaras por estar sentado o acostado mucho tiempo, hay poca higiene oral y corporal.

El internista geriatra del IMSS en Puebla, recomendó que si no es posible cuidar personalmente de nuestros abuelos, se puede solicitar el apoyo de instituciones especializadas, en la actualidad es común que las familias lleven a los adultos mayores a los Centros de Día para adultos mayores, donde tienen actividades de convivencia, recreativas, culturales e incluso de servicio a la comunidad.

Debemos recordar que el adulto mayor requiere cuidados especiales, pero no significa que dejen de ser productivos para la sociedad. Entonces debemos estimularlos a continuar realizando sus actividades de manera independiente, porque negarles esta condición productiva es también un tipo de violencia.

El adulto mayor debe salir en la medida de lo posible y ser independiente, caminar, visitar a la familia, tener actividades recreativas; si existe el temor de una caída o que pueda no recordar cómo regresar a casa, apoyarlo con una persona que lo acompañe.

Además, se debe estar al pendiente de su estado de salud, recordarle que debe tomar sus medicamentos, hacer ejercicio y asistir a consulta, porque ellos pueden olvidarlo en algún momento.

IP muestra solidaridad con las personas de la tercera edad

Desde el 15 de junio de 2015, como primera ocasión en la industria de la maquiladora, la empresa maquiladora Electro Componentes de México en Ciudad Juárez, dio a conocer su solidaridad con los adultos mayores y ofrece empleo con todas las prestaciones de ley a personas de 45 a 65 años de edad para que continúen siendo productivos laboralmente.

Claudia Hernández Limón, gerente de compensaciones y beneficios de la empresa maquiladora, dijo que los empleados recibirán un salario de acuerdo a las operaciones que realicen, que inician desde 95 hasta 120 pesos, conforme el trabajo vaya teniendo más complejidad los salarios van creciendo.

Serán 50 lugares los disponibles, mientras que otras 50 personas quedarán en lista de espera para posteriormente irlos incorporando.

La empresa dedicada a ensambles de arneses adecuó su línea de producción para que los adultos mayores pudieran realizar el trabajo de una manera más conveniente para ellos. Se hizo una selección de la producción y se ampliaron las líneas de trabajo para cuando requieran una silla para descansar.

 

“Viejo, más no obsoleto” La necesidad da fuerzas

La señora Petra Esperó, espera con ansias tener un lugar en la maquiladora Electro Componentes; se le sorprendió llenando una encuesta y esperando su turno para una entrevista. Relató que a sus 60 años es muy difícil conseguir un empleo, pues fue el año pasado cuando dejo de trabajar en una empresa maquiladora y comenzó a buscar en otros lugares sin embargo no le daban la oportunidad.

“Ya no me dan trabajo porque tengo 60 años”, mencionó.

Por su parte María del Carmen Hernández, quien desde el 2005 dejo de laborar en maquiladora y comenzó a trabajar limpiando casas de vez en cuando, pero después de un tiempo ya no trabajo, por lo que aprovecho esta oportunidad de ser una de las elegidas para ingresar a la empresa. “Uno entra en edad y ya no la ocupan”, mencionó.

Con lágrimas en los ojos, María del Carmen expresó que hace cuatro años su hijo único murió, él era su sustento económico.

“Hace falta dinerito, estoy sola. Se me murió mi hijo él era quien me mantenía, me dejo solita”, narró.

 

Un ángel de edad en la tierra

Los ángeles en la tierra si existen, Doña Marina es uno.

Doña Marina Delgado Anaya es un claro ejemplo de que los ángeles en la tierra existen, un ser que ayuda sin voltear a quien, una persona que tiene un amor incondicional al prójimo sin conocerlo, su historia es excepcional y conduce a la reflexión personal de la misión de ayudar. Verdaderamente sus palabras y su expresión de amor conmueven. Aquí un poco de la labor maravillosa de la abuelita Marina, como su docena de nietos adoptivos la llaman.

¿Podría creer que con sus 84 años, tiene a su cuidado a 66 personas? entre gente de la tercera edad, jóvenes incapacitados, niños, y personas que viajan de paso; ella alimenta a todos, les da cobijo a cada uno, los protege y cura, está al pendiente de su salud, sin embargo lo más increíble es que, lo hace bajo sus propios medios, ella, a su avanzada edad, trabaja en un bazar para sostener a su gran familia, es ella, quien les cocina, y ¿Qué le motiva, como le hace?, ella responde, “el amor”…. La Sra. Marina es un ser hecho de amor para dar amor, y por palabras de ella, aún tiene mucho que ofrecer, acondiciona cada espacio de su limitada casa para ofrecer un espacio a quien lo necesite, y a quienes llegan no sólo les da bienvenida a un hogar, si no a su nueva y gran familia.

 

“Cuatro huerfanitos se apoderaron de mi corazón”.

¿Cómo empezó todo?

Desde siempre, Doña Marina ha extendido su mano a quien lo necesite, a los vecinos de su colonia los ayudaba con despensas, siempre pendiente de lo que podía ayudar, sobre todo siendo intermediaria en las gestiones con el Gobierno, sin embargo, el acontecimiento que marcó su vida y desde ahí la ayuda incondicional se hizo su segundo nombre, fue cuando adoptó a cuatro niños.
“Mi esposo y yo, que Dios lo tenga ya en su santa gloria, se llamaba Vicente Acevedo, acostumbramos después de la cena irnos a la Central de Autobuses a pasear con nuestros ocho hijos, y ya había unas veces que veía a cuatro chamaquitos, todos chorreaditos, mugrositos, con piojos los inocentes y me fui haciendo su amiga, ellos venían de Aguascalientes pero no tenían papás, así que decidimos llevarlos a las casa, les puse “mis gatos”, los bañé, los alimenté y los hice míos, en total ya tenía 12 hijos”, -ríe al recordar tan emotiva historia-.

“Pero ande, ¿Qué cree?, que mi esposo se me murió, se me adelantó con Dios Nuestro Señor, así que le hice una promesa a Nuestro Señor, le dije, “Dios mío ayúdame a sacar a los 12 adelante y te prometo que me dedicaré a servir, a toda persona que lo necesite, un bocado, agua, ahí estaré, señor, ayúdame” y viera”, -con los ojos sorprendidos, expresa-: “Dios me hizo el milagro y aquí estoy, pero ande, que bonito es, estoy muy feliz, aunque deje le digo, el gatito menor se me murió,-bajando el tono de voz al comentar la trágica historia de su hijo-, se me murió de amor, encontró a su novia Carmelita con otro y pues que se quitó la vida, aunque le diré, si me lo prestó Dios algo, si me duró bastantito, 23 años”, -recuerda pero consiente y con gran templanza que los hijos son prestados-.

La entrevista se realizó en la esquina de una estancia, donde ella se acomodó y pacientemente y con gran entusiasmo recordaba cada aspecto de su vida. Durante la semblanza de su vida, entraron corriendo unos niños, y ella pacientemente les dijo que se retiraran, pues su abuelita estaba en una entrevista, luego los atendía, y los niños, con la buena educación que se refleja como la abuelita Marina les ha inculcado, siguieron su camino y siguieron jugando afuera, es cuando recordó que tanto los hijos de sus hijos y los que adopta le dicen abuelita Marina.

 

La Asociación

Doña Marina creó el la Asociación Guadalupana, labor de ayudar al que necesita desde el 13 de Mayo de 1990, prestando ayuda, servicio, techo y comida a quien lo pide. La casa ubica en la calle Coronado #2312, una casa verde y distinguible, por estar rodeada de vida, de plantas que complementan la vitalidad de esta causa. Es de precisar que tal propiedad no le pertenece, pues paga una renta de 4 mil pesos mensuales para seguir resguardando a sus viejitos, como ella lo indica, para lo cual, los sostiene vendiendo ropa y zapatos en un bazar.

“Cuando no me alcanza les pido a mis hijos que me ayuden”, comenta la señora Marina, quien explica que los 11 hijos que le sobreviven normalmente le dan dinero para que pueda continuar con la labor que le prometió a Dios.

“Aquí se aguardan 66 personas, viejitos, niños, jóvenes, trabajadores, y a los que necesitan comer, aquí les damos claro que sí, con mucho gusto, también a los que están de paso, ahorita tengo a cuatro, pero ahí como sea nos acomodamos, deje le comento que pago 4 mil por la propiedad pero como no cabemos todos, la casa de enfrente también es prestada y ahí duermen otros”.

Doña Marina enaltece a la gente de Chihuahua, es muy caritativa, dice
Aparte… ¿Quién le ayuda?

“Ande, deje le digo que la gente de aquí de Chihuahua es muy caritativa, ellos me ayudan con ropa, zapatos, alimentación y todo, para que voy a decir que no, si la gente es bien buena conmigo, los que son medios duritos son los de la Presidencia y César, fíjese, desde cuando le dije a Garfio que me diera subsidio o que me compre la casa para no pagar ya la renta y mire, es hora que no, pero no nos echan pa´juera, hasta les adelanto el pago anual por 48 mil pesos pa´ seguir aquí.

Oiga, explíqueme y yo también le dije a Garfio, si gastan los millones en otras cosas, porque no gastar en esto, no es pa´ mí, creálo, es pa´ los que lo requieren, aquí estamos haciéndoles el trabajo que ellos deberían estar haciendo, atender los viejitos, a la gente que está en las calles sin que comer, pero ande, bueno, no pierdo la fe”.

 

“Somos una familia hasta el final”

¿Qué pasa cuando alguien fallece?

“Aquí todos somos una familia, cuando alguien se muere, hasta el último momento ahí tamos con ellos. Mire, cuando alguien se me muere, si viera la Funeraria la Paz que bonitos se han portado conmigo, tan chula funeraria que es, tiene 23 años sin rajarse, me dejan todo el servicio funerario con todo y papeles en 5 mil pesos y en pagos, no, no, bien chulos”, -expresa Doña Marina con agrado y admiración-.

“Y sabe que mija, y como familia que somos, cuando se nos muere alguien ahí vamos todos a velarlo hasta las 12 y ya luego le damos cristiana sepultura, hasta la ultima hora lo acompañamos”.

 

“Y las pachangas no se quedan atrás”

¿Sra. Marina, pero cuéntenos, que tal las pachangas?

“Panchangotas que se arman, ¡uhhh olvídese!, mire si Dios me presta vida y salud, el 18 de Julio tenemos una y vamos a cerrar la calle, es que es mi cumpleaños, y pos ojala llegue, porque estoy más cerca de San Jorge que del Centro oiga” -ríe a carcajadas, tomando en gracia la muerte-.

También recuerda que las navidades y el 1 de enero no pasan por desapercibidos, pues siempre hay que festejar y todos participan con gran animo y jubilo.

Durante la charla, pasó por la estancia un joven a quien Doña Marina lo jaló y le dijo: “Haber mijo perate mijo, platícale como llegaste aquí”, a lo que el joven accedió y mencionó:

“Llegué aquí hace como 20 años, yo era un vegetal, pero la señora me cuidó y curó con el té nervita y con complejo B y míreme ya camino, me muevo, muy bien, ya solo batallo con mis manos pero estoy muy bien”.

Acto seguido, la señora Marina lo interrumpió y le dijo: “Si mijo, llegaste bien flaquito ni los 50 kilos llegabas y ahorita ya estás bien gordito, te estoy guardando para navidad”, -ríe a carcajadas-.

Y aprovechando el momento, recordó que llegó golpeado y sin moverse y custodiado por dos policías, quienes le pidieron resguardo y sin tener espacio, acomodó parte de la mesa y acondicionó un lugar para él, es de donde ella comenta: “Siempre habrá un espacio para alguien, aquí vemos como”.

 

“El día inicia a las 04:00 am”

¿A qué hora se levanta Sra. Marina, que es lo primero que hace?

“A las 04:00 am exactas, y no levanto a nadie, que se levante el que guste, pero no los despierto, me levanto a esa hora pa´ alcanzar hacer las tortillas, hago 60 burros, si me ayudan pa´ echarlos pa´ que se los lleven y ya pos hacerles comida, estar al tanto de ellos, lo que se les ofrezca y el bazar y ya nos dormimos”.

 

“Quién me siga, que me cuide a la gente con mucho amor”

¿Cómo se siente Sra, de lo que ha logrado?

“Mire, yo me siento satisfecha de verdad de Dios, si viera, cada vez que doy es como si me alimentara, siento bien bonito”,-expresa con gran paz y llevándose las manos a su corazón-; “Mire yo ya no aguanto mucho, y lo único que pido es que quien me siga, atienda a mi gente con mucho amor, que reciba a quien sea con cariño, esté sucio, mugrosito, no importa, que lo reciba, lo cuide”.

 

“No hay más que dar amor”

¿Qué mensaje le da a la sociedad?

Con una expresión tan penetradora en los ojos comentó: “A nuestra sociedad, a mi gente les digo, lo que necesitan todos es tener a Dios, conocerlo y tener fe, por que no teniendo fe, no tenemos buen corazón, lo tenemos corrompido, tener fe, es el mensaje que le puedo dar, que Dios esté en sus corazones, Dios es amor, que abran su corazón al prójimo”.

 

Noticias Relacionadas

girls-club

Ventaja de Teto y Marco

14 de Diciembre de 2015
girls-club

Impugnan multas del INE

01 de Agosto de 2016
girls-club

Crece número de mexicanos en EU

21 de Noviembre de 2016
girls-club

Cotto contra ‘Canelo‘: 21 de noviembre

25 de Agosto de 2015
girls-club

Moris municipio sin ley

26 de Agosto de 2015
girls-club

Chihuahua lidera muertes por el frío

25 de Febrero de 2015

El Observador es el semanario más antiguo de la Ciudad de Chihuahua, y es uno de los más importantes del Estado. Su primer número circuló el 11 de enero de 1999 bajo la dirección del periodista chihuahuense Jorge Macías Rodríguez.

Nuestra misión es producir un medio de comunicación capaz de ofrecer información de alto contenido en investigación, análisis, que le de la oportunidad al lector de tomar decisiones y que a la vez contribuya a exaltar los valores morales, cívico y sociales de los chihuahuenses.

Desarrollado por BACKEND Diseños Web