Palestra Política * Análisis y Crítica * ¿6 mil, 36 mil?, ni siquiera imaginamos…

El Capitán
Palestra Política * Análisis y Crítica * ¿6 mil, 36 mil?, ni siquiera imaginamos…

 

 

Qué más da si el quebranto en Chihuahua dejado por César Duarte y su gabinete asciende a 6 mil millones de pesos (según afirma el actual gobierno), o qué si el saqueo efectuado por el otro Duarte (Javier), pero en Veracruz es de 36 mil millones de pesos, nosotros los mortales, simples asalariados, no alcanzamos siquiera a dimensionar en qué consisten tales cantidades, ni de qué tamaño son, ni qué significan.

Sin embargo, nos hemos acostumbrado a escuchar tales cifras como si fueran cualquier cosa, como si fueran igual que los 80.04 pesos del salario mínimo vigente; o como si no fuera una cantidad importante, dentro de los millonarios presupuestos que manejan los funcionarios cada año.

La culpa la tienen -la tenemos- los medios de comunicación porque faltamos a los principios básicos del periodismo que nos obligan a escribir de manera precisa, clara y concisa, con lenguaje comprensible para el común de los lectores y eso implica que las cifras deben ser claramente referenciadas, para que el receptor pueda hacer su propio juicio de aquello que se informa.

Así es, los medios de comunicación y particularmente los reporteros que cubren la fuente, así como los periodistas que escriben las columnas, dejaron de tener cuidado en hablarle claramente a los lectores, radioescuchas o televidentes y citan las cifras como si fuera un lenguaje común, es más, como si ellos mismos tuvieran perfectamente claro de qué se trata.

No hace mucho tiempo veíamos impactados a través del televisor, una habitación llena de billetes apilados, perfectamente enfajillados y acomodados, que representaban 205 millones de dólares, es decir, unos 2,050,000,000.00 (dos mil 50 millones de pesos –el dólar costaba 10 pesos entonces). Esa incomprensible cantidad le fue incautada al empresario chino Zhenli Ye Gon en la Ciudad de México.

Según dijeron las autoridades, ese dinero era producto de la venta de drogas y actos de corrupción en el sistema político mexicano. Jamás se castigó a ningún servidor público, solo al empresario.

Se trataba entonces de 2 mil 50 millones de pesos. Imaginemos ahora los 6 mil millones que dicen las autoridades del quebranto al erario chihuahuense o los 36 mil millones como fue en Veracruz. Podemos imaginar los números o leer y escuchar la cifra, pero ¿caben en nuestra imaginación esas cantidades de billetes?, ¿cuántas habitaciones se requieren para que quepan?

El problema es que se habla con tanta naturalidad de las cifras que nos hacen perder la dimensión de las cosas y hasta justificamos cuando los funcionarios roban, poquito o muchito, al fin de cuentas “todos lo hacen”, decimos.

Si la gente, el ciudadano de a pie, supiera que con 6 mil millones de pesos se podrían comprar casi seis mil millones de despensas de esas que en los centros comerciales valen 110 pesos con unos cuantos kilos de productos básicos como frijol, arroz, unas pastas, café, azúcar y algunas latas; o que sirven para pagar 60 mil becas estudiantiles de a 100 mil pesos cada una, es decir, pagar más del 50 % del estudio universitario a unos 60 mil mexicanos; o incluso que representa casi 3 veces el presupuesto anual de la UACH que en 2016 fue de 2 mil 100 millones 235 mil pesos, o sea, equivale a sostener 3 universidades como la UACH durante un año.

De ese tamaño es el quebranto que se deja en una mala administración pública. Esas mismas cifras multipliquémoslas por 6 para entonces dimensionar el quebranto que significan los 36 mil millones en el estado de Veracruz: 36 mil millones de despensas, 600 mil becas estudiantiles, etcétera.

También se podrían construir muchos miles de kilómetros de carretera, que según informes de revistas especializadas, en México cuesta unos 26.8 millones de pesos construir un kilómetro de carretera.

En fin, es necesario que los medios de comunicación informen las cosas claramente como son, ya que hablar solo de cifras sin sustento es como tergiversar la información o decir verdades a medias, o mejor dicho, mentirle a la población.

Más opaca que claridosa está la plaza…

 

Noticias Relacionadas

girls-club

* Bienes que remediarán pocos males * Rivalidad entre iguales en Congreso * No cuadran los números de audiencias * Cierra enero con cifras negras  

01 de Febrero de 2017
girls-club

* Las omisiones de Jorge Mario Bergoglio * Policías municipales y estatales a la altura de las circunstancias * Medidas vs devaluación: el mal menor * Caso de Christopher, reflejo de una sociedad superficial

22 de Febrero de 2016
girls-club

* Abaratan festejos del Grito por la crisis * Ordenan eliminar contingentes de posibles manifestantes * La diputada Ana Gómez, le entra al debate a favor de la familia * Miguel Latorre, el ungido. Blanquita Gámez, negocia presidencia Maestros al g

13 de Septiembre de 2016
girls-club

* Le cierran puertas de palacio a encargado del gobierno abierto * Criticas del pasado le cobran facturas a Corral * Pide diputado atención de comisión especial en homicidio de Adrián * Ya no aguantan empleados a delegado del RAN  

14 de Diciembre de 2016
girls-club

* ¿Qué necesidad de traerle esas broncas al nuevo gobernador? * Hacen maletas en Chihuahua y Juárez, la limpia será definitiva * Beltrán del Río vuelve por sus fueros. Pero de qué manera * Amenaza de más deuda pone pelos de punta a los

08 de Junio de 2016
girls-club

* Aparece Falomir encabritado * Fernández Noroña; fuera del hoyo * Despuntan acciones de Yo Mexicano  

15 de Febrero de 2017

El Observador es el semanario más antiguo de la Ciudad de Chihuahua, y es uno de los más importantes del Estado. Su primer número circuló el 11 de enero de 1999 bajo la dirección del periodista chihuahuense Jorge Macías Rodríguez.

Nuestra misión es producir un medio de comunicación capaz de ofrecer información de alto contenido en investigación, análisis, que le de la oportunidad al lector de tomar decisiones y que a la vez contribuya a exaltar los valores morales, cívico y sociales de los chihuahuenses.

Desarrollado por BACKEND Diseños Web