¿En México se puede publicar cualquier cosa?

Por Rodrigo Ramírez Tarango
¿En México se puede publicar cualquier cosa?

 

Los contenidos que se publican a través de los medios de información masiva son, en gran medida, el anticipo de la sociedad que seremos en el futuro mediato, pues a pesar de que los periódicos, la radio, a televisión, el internet y las revisas, etcétera, no tienen como fin educar, sí son fuentes informales del proceso formativo de los individuos en el grupo social.

En esta corriente de pensamiento, razonamiento, están fundamentados los límites a la libertad de expresión, principio sine cua non que hace posible la publicación de contenidos en los medios masivos de información.

En otras palabras y para aclarar podemos preguntarnos: ¿En México se puede publicar cualquier cosa? La respuesta es simple y llana: No.

Hay reglas, pero nuestras autoridades se hacen de la vista gorda para no obligar a su cumplimiento, contribuyendo con ello a la proliferación de delitos.

Sí, de delitos, pues al permitir que se violen ordenamientos de diferente jerarquía (entre ellos los penales) se tolera la comisión de conductas punibles y/o se allana del camino para que se perpetren otras.

En nuestro país están prohibidas no sólo la contratación de los conocidos como “anuncios sexuales”, sino también la circulación misma de publicaciones que incluyan contenidos obscenos, por el bien de nuestras sociedades.

-Prohibida la circulación de publicaciones obscenas

Para nuestros diputados y algunos sectores sociales la libertad de expresión es omnímoda, debe prescindir de cualquier regla, ya que dejaría de ser tal; por esta razón legislaron solo para prohibir “la contratación” de anuncios, no para prohibir su publicación, que es lo que verdaderamente hace daño social.

Pero olvidan que la misma Constitución General de la República establece limitaciones a esta garantía individual al señalar que no tendrá más límite que “el respeto a la vida privada, la moral y la paz pública”.

Es decir, la libertad de expresión sí tiene límites.

Aún con todo esto, el debate sobre esta materia es secundario, ya que en México está prohibido desde 1923 que circulen publicaciones obscenas, esto al signar y ratificar nuestro Senado el “Convenio Internacional para la represión de la circulación y tráfico de publicaciones obscenas” de Ginebra.

En este documento México se compromete a “todas las medidas para descubrir, perseguir y castigar a toda persona culpable de alguno de los actos enumerados a continuación, y, en consecuencia, decide que será delito punible.

1) Hacer, producir o poseer escritos, dibujos, grabados, cuadros, impresos, imágenes, anuncios, emblemas, fotografías, cintas cinematográficas u otros objetos obscenos, con fines de comercio, distribución o exhibición pública;

2) Importar, transportar, exportar o hacer importar, transportar o exportar, a los fines indicados cualesquiera de dichos objetos obscenos o ponerlos de algún modo en circulación;

3) Mantener o participar en el comercio público o privado de los referidos objetos obscenos, tratar en ellos de algún modo, distribuirlos o exhibirlos en público o dedicarse a alquilarlos;

4) Anunciar o dar a conocer por cualquier modo con objeto de favorecer dicha circulación o tráfico punible, que una persona se dedica a los citados actos delictivos, o anunciar o dar a conocer cómo y por quién dichos objetos obscenos pueden procurarse directa o indirectamente.

El convenio fue ratificado, luego de la creación de la Organización de las Naciones Unidas, a nombre del gobierno mexicano por el mexicano Luis Padilla Nervo, el 4 de febrero de 1948. (Padilla fue diplomático mexicano que fue Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, primer embajador de México ante Naciones Unidas y Secretario de Relaciones Exteriores).

De acuerdo a la sección “Tratados”, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, se entenderá por tratados celebrados por México, cualquier "acuerdo internacional celebrado por escrito entre Estados y regido por el derecho internacional, ya conste en un instrumento único o en dos o más instrumentos conexos y cualquiera que sea su denominación particular" (artículo 2, inciso a), de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969), así como aquellos celebrados entre México y organizaciones internacionales.

Tibia legislación nacional para “sancionar a quien contrate anuncios ´sexuales´”

El 15 de marzo del 2011 concluyó el proceso legislativo en el Congreso de la Unión para reformar la ley para prevenir y sancionar la trata de personas y establecer penas hasta de 27 años de cárcel para los responsables de la contratación de anuncios sexuales.

Según la Ley para prevenir y sancionar la trata de personas, "al responsable de contratar la publicidad y a la persona que publique los anuncios" se les impondrá de seis a 12 años de prisión, y de nueve a 18 años cuando la víctima tenga menos de 18 años de edad, pero la reforma permanece como letra muerta, pues los anuncios siguen apareciendo.

Nuestros representantes populares buscaron establecer un freno a este tipo de publicidad que se difunde en diarios, semanarios, revistas y todo tipo de publicaciones, incluso a través de la televisión, sin embargo para algunos sectores de la sociedad se quedaron muy lejos de lograr el objetivo, pues la norma debería llegar hasta la prohibición de la publicación misma de estos anuncios y de publicaciones que atenten contra lo establecido en la Constitución.

Noticias Relacionadas

girls-club

Recuerda que eres mortal

13 de Junio de 2016
girls-club

Inédita y sana sucesión en la UACH.

05 de Septiembre de 2016
girls-club

¿La familia como obstáculo pedagógico?

11 de Julio de 2016
girls-club

¿Limitaciones a la libertad?

15 de Febrero de 2016
girls-club

Moodle “Plataformas educativas en internet”

18 de Enero de 2016
girls-club

Dirigiendo la Calidad.

03 de Diciembre de 2015

El Observador es el semanario más antiguo de la Ciudad de Chihuahua, y es uno de los más importantes del Estado. Su primer número circuló el 11 de enero de 1999 bajo la dirección del periodista chihuahuense Jorge Macías Rodríguez.

Nuestra misión es producir un medio de comunicación capaz de ofrecer información de alto contenido en investigación, análisis, que le de la oportunidad al lector de tomar decisiones y que a la vez contribuya a exaltar los valores morales, cívico y sociales de los chihuahuenses.

Desarrollado por BACKEND Diseños Web