El problema real que representan muchos ciclistas en la ciudad

Por: José Luis Domínguez Castillo
El problema real que representan muchos ciclistas en la ciudad

Bosquejoss

Casi siempre piensa uno en los automovilistas, si se trata de malos conductores, de los que no respetan las leyes de vialidad y de los que nos causan más dolores de cabeza, pero hay quienes voltean la mirada hacia los que manejan vehículos de dos ruedas, de esos que desde la niñez nos llamaban la atención, las conocidas como bicicletas.

 

Y si nos fijamos con detenimiento, al ir como peatones o como conductores de automóvil por esas calles polvorientas y repletas de baches de nuestra ciudad, encontraremos una que otra bicicleta y por cierto, que es mal conducida .

La verdad, no existe un concepto muy halagador acerca de quien conduce un biciclo. Vemos que muchos de esos transportes van en sentido contrario, se mueven sobre las banquetas, otras circulan por los parques públicos metiéndose entre las personas, asustando a medio mundo; se tiene la impresión de que no están en sus cabales esos ciclistas, claro, sin faltar como todo en la vida, las sagradas excepciones.

Ante este conflictivo panorama, ¿qué podríamos hacer usted y yo, respetable lector, si nuestra función en la vida no es precisamente la de autoridad vial o policía? Corresponde a unos y otros meter orden: en las calles, a los de la corporación de Vialidad, los que tienen que revisar si es de noche, que las bicicletas traigan sus luces, que transiten por donde deben hacerlo, en el carril de su uso ‘exclusivo’, o si no hay este espacio, que no sea en sentido inverso, etc.

En los parques no deben hacer cabriolas por donde hay niños y cualquier persona, y ahí le toca a la policía intervenir para asegurar la tranquilidad y la seguridad de los visitantes a esas áreas de  diversión.

Por ejemplo, el otro día me llamó mucho la atención, que en un programa televisivo, el comentarista Rafael Pérez Gay, asumiera el papel de crítico hacia esta clase de violadores del orden público. También, como ahora lo hago, se quejaba de la forma en que circulan con sus bicicletas muchos irrespetuosos con las reglas elementales de vialidad, y que rayan en el atropello del sentido común, poniendo en un grave riesgo la seguridad, la vida de terceros y de ellos mismos.

No creo que esta labor de vigilancia represente un gran gasto del erario, y no que sea en sí, una labor que requiera elementos de capacitación especial.

Ha habido casos de atropellamiento por parte de ciclistas, casos que no han motivado a las autoridades a poner orden, propiciando que haya un completo desorden citadino. Por otro lado, ya tenemos los chihuahuenses mucho que lamentar acerca de la falta de seguridad, que se origina por la ausencia de señalamientos, con semáforos a veces descompuestos, los pasos peatonales despintados; y en el repertorio de males, tenemos que incluir también la irresponsabilidad de  tantos conductores, que hacen caso omiso de las reglas básicas para los vehículos de motor.

Consecuentemente, vemos como una cosa muy lejana de solucionar, el problema que es real de los ciclistas, a los que ubica como algo muy aparte de los ordenamientos de la ciudad, "como seres privilegiados", dijo Pérez Gay en su crítica a éstos. Ni les piden requisitos para poder circular, ni los infraccionan, ni siquiera les dan una leve amonestación por sus faltas.

Así las cosas, tenemos que seguir aguantando a tanto irresponsable conductor de bicicleta, de todas las edades. Algo así, como tolerar que haya perros sueltos por todas partes, sin que podamos evitar que de improviso nos vayan a morder.

No tengo nada en contra de los pedalistas –de hecho, en mis años mozos fui ciclista semiprofesional recorriendo parte del país y los Estados Unidos-, al contrario; sólo comento lo que sería bueno para bienestar de todos.

Noticias Relacionadas

girls-club

EL PERFIL DE LOS NUEVOS LIDERES….

29 de Agosto de 2014
girls-club

De instituciones y simulaciones

01 de Diciembre de 2014
girls-club

Entre asco, odio y repudio

28 de Septiembre de 2015
girls-club

De chapulines y grillos cantores

14 de Diciembre de 2015
girls-club

Por una mayor protección a la niñez

12 de Abril de 2016
girls-club

Una paloma con responsabilidad.

05 de Septiembre de 2016

El Observador es el semanario más antiguo de la Ciudad de Chihuahua, y es uno de los más importantes del Estado. Su primer número circuló el 11 de enero de 1999 bajo la dirección del periodista chihuahuense Jorge Macías Rodríguez.

Nuestra misión es producir un medio de comunicación capaz de ofrecer información de alto contenido en investigación, análisis, que le de la oportunidad al lector de tomar decisiones y que a la vez contribuya a exaltar los valores morales, cívico y sociales de los chihuahuenses.

Desarrollado por BACKEND Diseños Web